Tipos y remedios para los dolores de cabeza.

Dolor de cabeza, un trastorno que todo el mundo sabe cómo dolor de cabeza, ataca que a menudo se manifiesta con ataques y preocupaciones esporádicas pero agudas, en particular, el sexo femenino después de la pubertad.

Sin embargo, no todos los dolores de cabeza son iguales y, cuando no dependen de otras causas subyacentes, como la sinusitis, se distinguen entre cefalea en racimos, migraña y cefalea tensional.

Aunque se trata de un trastorno muy extendido y muy estudiado, sus causas no están del todo claras. Sin embargo, fue posible identificar una serie de factores desencadenantes capaces de favorecer el inicio del ataque.

¿Quién no ha experimentado lo estresante que un día puede causar un fuerte dolor de cabeza? ¿O una alimentación inadecuada, la contaminación, el tabaquismo y el alcohol, un estilo de vida sedentario o, por el contrario, una actividad deportiva excesiva?

En todos estos casos, se trata de tener que lidiar con un conjunto de estímulos cerebrales inflamatorios e irritantes que, al afectar las terminaciones nerviosas, provocan dolores de cabeza. Quienes padecen esta dolorosa compañía, a veces difícil de resolver, aún pueden mantenerla a raya recurriendo a medicamentos analgésicos o antiinflamatorios debe tomarse, en cualquier caso, por consejo médico. De hecho, el tratamiento de los dolores de cabeza varía según la causa subyacente.

Conoce al enemigo para luchar contra él.

Entender qué tipo de dolor de cabeza padece es sin duda un buen comienzo para poder curarlo. A diferencia de la migraña, en la que el dolor afecta solo a una parte de la cabeza, el dolor de cabeza se caracteriza por una extensión del dolor por toda el área.

Náuseas, vómitos, malestar general, intolerancia a la luz y al ruido pueden acompañar a la sensación dolorosa. En la cefalea en racimos, en particular, una especie de destellos luminosos delante de los ojos preceden, en muchos casos, al ataque.

Cuando la cefalea se presenta como una forma secundaria a otras patologías puede dar lugar a mareos en caso de hipertensión o incluso taquicardia cuando se genera por estrés. Además de los fármacos ya mencionados anteriormente, también es posible recurrir a otros remedios como la aplicación de bolsas frías o calientes en la zona, según lo que más beneficio dé.

Si el ataque es fuerte, es recomendable acostarse en la cama en decúbito supino, apagando la luz, respirando profundamente y tratando de aislarse del ruido. Para las formas más leves, por el contrario, un poco de movimiento puede ayudar. El automasaje y la presión con los dedos sobre los huesos de la nuca o apretando la piel de la frente entre el pulgar y el índice también dan alivio.

Para obtener más información sobre los distintos tipos de dolores de cabeza y los síntomas específicos, es recomendable obtener más información en: http://www.ketodol.it/mal-di-testa/tipi-di-mal-di-testa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *