Próstata aquí están los síntomas de que hay un problema.

La próstata consiste en una glándula del sistema genital masculino, que se encuentra en la cavidad pélvica, debajo de la vejiga. El propósito de la próstata es producir un líquido que ejerza una acción protectora sobre el esperma.

La próstata puede ocasionar diversos problemas de salud, y todavía se habla muy poco de ella: hay muchos hombres que no hacen prevención y que no tienen debidamente en cuenta los síntomas que pueden hablar de un problema en esta delicada e importante glándula.

Una de las patologías más temibles que puede afectar a la próstata es el cáncer, que es la principal causa de muerte en humanos, según las estadísticas. Por eso es recomendable aprender a descifrar las señales que envía el cuerpo y que pueden significar la existencia de un problema de próstata, que puede requerir pruebas específicas para la protección de la salud.

Las principales patologías que pueden afectar a la próstata son el cáncer de próstata y la hipertrofia prostática benigna.

Los síntomas de la hipertrofia prostática benigna son el impulso continuo de orinar, tanto durante el día como durante la noche; dificultad para orinar y disminución del flujo de orina.

En cambio, la enfermedad mucho peor, el cáncer de próstata, es lamentablemente muy insidiosa porque a menudo es completamente asintomática. Este tumor puede desarrollarse en el cuerpo con agrandamiento de la próstata pero lentamente y sin dar señales, y en ocasiones, cuando se da cuenta, es demasiado tarde para intervenir.

El cáncer de próstata es uno de los más sencillos de diagnosticar y también de tratar, pero es necesario poder detectarlo a tiempo. La tasa de supervivencia es alta, pero debe ser muy oportuno con el diagnóstico.

Por eso es bueno prestar atención a aquellos síntomas que son verdaderas alarmas del cáncer de próstata y que se han observado con frecuencia en pacientes que luego se quejaron de la aparición del tumor:

  • dificultad para orinar
  • necesidad constante de orinar
  • dificultad en la erección
  • sensación de pesadez en el recto y el área de la vejiga
  • sensación de dolor al orinar
  • presencia de sangre en el semen u orina
  • sensación de no poder terminar de orinar por completo
  • dolor de huesos.

Experimentar uno o más de estos síntomas no equivale a un diagnóstico de cáncer, por supuesto, pero es bueno contactar con el urólogo o médico y pedir más pruebas para comprobar que la próstata se encuentra en un estado de bienestar y normalidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *