El dolor cervical en el embarazo, causas y consejos útiles.

dolor-de-cuello-600x411_800x548

Muchas mujeres sufren de dolor de cuello durante el embarazo debido a la multitud de cambios que sufre el cuerpo durante este período.

La incapacidad de tomar medicamentos que podrían dañar a su bebé hace que la mayoría de ellos soporten el dolor en silencio.

La buena noticia es que existen algunos remedios extremadamente efectivos para eliminar o reducir de forma natural y segura los síntomas de un cuello inflamado durante el embarazo.

El concepto a partir del cual empezar a entender por qué el dolor de cuello es más frecuente en el embarazo es que, en esta condición, el cuerpo de la mujer cambia profundamente.

Causas del dolor de cuello durante el embarazo.

El aumento de peso corporal, el crecimiento de la barriga, el desplazamiento del centro de gravedad, los cambios de postura y posición adoptados durante el descanso nocturno, la tendencia al sedentarismo, la “tormenta” hormonal que caracteriza especialmente algunas fases del embarazo, pueden llevar a dolor en el cuello, que a menudo se extiende también a la espalda y los hombros.

Cambios en la forma del cuerpo.

El crecimiento del feto y su peso tienden a cambiar la carga de presión sobre la columna, provocando molestias en la espalda y el cuello.

Postura incorrecta

La postura es una de las variables más ligadas a los síntomas de un cuello inflamado, esté embarazada o no. La postura cambia inevitablemente durante el embarazo debido al peso del bebé: el sistema musculoesquelético sufre cambios pequeños pero significativos para mantener el equilibrio.

Descanso nocturno inadecuado

A todos les ha pasado que se despiertan con dolor de cuello, que luego dura todo el día, después de dormir en posiciones inverosímiles.

Este problema es mucho más común en mujeres embarazadas debido a la mayor dificultad para encontrar una posición cómoda para el descanso nocturno (se aconseja a las mujeres embarazadas que duerman de lado).

Falta de ejercicio

Desde las primeras etapas del embarazo, es muy común sentirse fatigado. Esto, unido al aumento de peso corporal, lleva a las mujeres a reducir cada vez más el ejercicio. La hipomovilidad puede provocar tensión muscular y rigidez en el cuello.

Cambios hormonales

El cambio hormonal que se produce desde la concepción puede desencadenar dolor de cuello, afectando el tono muscular y el trofismo.

Cómo prevenir o reducir el dolor de cuello durante el embarazo de forma natural

Muchos medicamentos y, en particular, los analgésicos, están contraindicados durante el embarazo. Esto no significa que las mujeres embarazadas no deban ser tratadas: existen muchos remedios naturales que pueden aliviar eficazmente el dolor.

Antes de hacer algo para prevenir o reducir el dolor de cuello durante el embarazo, es importante hablar con su médico o ginecólogo.

Termoterapia

La aplicación de calor es muy eficaz para reducir el dolor, especialmente en presencia de contracturas musculares. El calor puede provenir de una bufanda, de compresas calientes o de almohadillas térmicas (hay varios tipos, desechables o reciclables). Por eso es importante evitar exponer su cuello al frío.

Hidroterapia

El agua caliente estimula la circulación sanguínea y alivia la contractura muscular. Cuando esté en la ducha o en un baño caliente, puede dejar que el chorro de agua caliente corra por su cuello durante unos minutos.

Use una almohada adecuada

Dormir con la almohada adecuada es muy importante. Es importante evitar una altura excesiva. Hay especiales para embarazadas. También es útil usar una almohada también para apoyar las rodillas en su posición lateral.

Mantén la postura correcta

Mantener una postura adecuada es fundamental para el equilibrio musculoesquelético y para la reducción de cualquier malestar. Es necesario prestar especial atención a la postura al utilizar el ordenador u otros dispositivos electrónicos: es recomendable mantener lo que está observando al nivel de los ojos.

Estírate regularmente

El aumento de peso y el desplazamiento del centro de gravedad provocan cambios musculares y rigidez. Estirar regularmente proporciona un alivio significativo.

Ejercicios en el agua

La actividad física en el agua puede ser particularmente placentera y relajante: el peso del cuerpo en el agua es aproximadamente 1/6 en comparación con el registrado en tierra. ¡No es una pequeña ventaja, especialmente hacia el final del embarazo!

Masajes

Un masaje de cuello, especialmente después de aplicar calor, es una verdadera panacea contra el dolor y la contractura muscular. Para obtener los mejores resultados, es bueno contar con un profesional.

Algunos ejercicios sencillos para reducir el dolor cervical durante el embarazo

  1. Flexión lateral: de pie o sentado y con los brazos relajados a lo largo del cuerpo, flexione lentamente la cabeza hacia los lados hasta que sienta una ligera tensión, luego mantenga la posición durante 5 segundos. Repite el mismo ejercicio en el otro lado. Haz 5 repeticiones de cada lado.
  2. Flexión frontal: de pie o sentado, coloque las manos cruzadas detrás de la cabeza, luego flexione la cabeza hacia adelante con las manos hasta que sienta una ligera tensión. Mantén la posición durante 5 segundos. Regrese a la posición inicial y descanse durante 10 segundos. Haz 5 repeticiones.
  3. Elusión: De pie o sentado y con los brazos relajados a lo largo del cuerpo, realice lentamente un círculo completo de la cabeza, primero en una dirección y luego en la dirección opuesta. Repita 5 veces, descansando 10 segundos entre cada repetición.

Autor: Dr.ssa Giovanna Russo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *